lunes, 21 de febrero de 2011

TIEMPO SINCRÓNICO / TIEMPO NATURAL

El universo es un sistema, en donde incluso el caos es parte de la sincronía. Por lo tanto todos los hechos y actos del ser humano inevitablemente responden a ella. Sucesos, aislados y desconectados entre sí, están tejidos por la lógica que los sincroniza, encontrar el tejido es ampliar la comprensión de todo el sistema.

La desincronización natural, producto del Tiempo Mecánico, establecido por el calendario Gregoriano, no aleja de la intuición y la sincronía espontanea.

Tiempo y sincronía 

En mayor o en menor medida, todos tenemos alguna que otra información acerca de la Cultura Maya. Sabemos que se desarrollaron en la Península de Yucatán y sus alrededores, que hacían los famosos juegos de pelota y que hacían sacrificios humanos. Hasta aquí la parte que históricamente se sabe, o mejor dicho, se cree saber respecto de esta Cultura.

Es Importante resaltar que "la historia la escriben los que ganan" 


Más o menos a grandes rasgos, sabemos que la Cultura Maya es la Creadora del más exacto calendario que haya conocido la Humanidad.

Cabe preguntarnos por qué razón el mundo Maya hace tanto hincapié en lo que llamamos "Calendario"... pues precisamente un Calendario, supuestamente mide, marca, señala TIEMPOS, Ciclos, podríamos decir. Y entonces, ¿qué nos quieren decir los Mayas respecto del tiempo?

El tiempo... tantas frases nos dicen tantas cosas más profundas de lo que imaginamos; a tal punto que nos dirigen las vidas de todos y cada uno; por ejemplo: "el tiempo es tirano" o "el tiempo es dinero".

Según la ciencia, el tiempo es una experiencia psicológica, es totalmente subjetivo. Un lapso puede ser eterno aunque pequeño; o fugaz aunque extenso; dependiendo de qué sensación nos produzca internamente, de cómo vivamos la experiencia, etc. De modo que hubo que establecer convenciones que designen un patrón común a todos (horas, minutos, etc.).
Por otro lado, Freud ya a principios del siglo XX nos dirá que el inconciente es "atemporal", carece de tiempo lineal; a tal punto que hechos aparentemente pasados están presentes en la realidad psíquica del individuo. Y luego es Lacan quien profundizando lo que Freud inició, nos dirá que en el inconciente se producen series temporales de apertura y cierre.

 Y que existe en el psiquismo no un tiempo lineal solamente, sino una sincronía y una diacronía; estableciéndose una relación de prioridades según "tiempos lógicos" y no "cronológicos". Esto indicaría que según algunos de aquellos que indagaron sobre la psiquis, el tiempo, tal y como lo conocemos, el tiempo de relojes; el tiempo en términos de pasado y futuro, lisa y llanamente: no existe. Si lo consideramos a nivel del cuerpo, ya es conocido que nuestros cuerpos se manejan según el reloj biológico, reloj interno que lo regula.

No es difícil inferir que todo en la Naturaleza se maneja por Ciclos, pero ciclos nada tiene que ver con horas y minutos mecanizados. Si profundamente nos preguntamos qué es el tiempo de relojes y para qué lo usamos, si hilamos fino, no nos quedaría otra opción que pensar que para lo único que "sirve" el tiempo mecanizado es para eso, para mecanizarnos.

Porque si hay algo para lo que sí necesitamos los relojes mecánicos es para saber de vencimientos de facturas, de horarios de entrada y salida a trabajar, de cuánto ganamos por hora de trabajo, etc..... Por lo que ahora se hace comprensible que las frases que más nos han hablado del tiempo son las ya mencionadas: "el tiempo es tirano" y "el tiempo es dinero"... Somos esclavos del tiempo. Envejecemos porque estamos mentalmente atados al tiempo de relojes; ¿Acaso una estrella envejece? ¿Acaso una galaxia envejece? Sencillamente cumplen Ciclos.

Vivimos en un mundo mecanizado y pretendemos mecanizar a la naturaleza. Evidente choque de fuerzas antagónicas cuyas consecuencias vivimos a diario y cada vez más marcadamente.
Pero aquí radica unas de las claves que nos han dicho tantas otras culturas nos han obsequiado: vivimos en la ilusión (de hecho maya para los hindúes, además de ser el nombre de la madre del Principe Siddartha, significa "ilusión"). Vivimos en un mundo creado por la imaginería mecanizada del tiempo-reloj.

Los Mayas vienen a enseñarnos esto. Nos dicen que eso que trascendió en la historia como "Calendario Maya", es una Llave Interdimensional. ¿De qué se trata esto?

Nosotros somos seres multidimensionales; además de nuestro cuerpo físico, somos un psiquismo, somos un cuerpo emocional, somos un cuerpo energético, somos cuerpos espirituales. Diferentes manifestaciones en diferentes dimensiones; pero diferentes manifestaciones de Uno Mismo. Nosotros vivimos en una tercera dimensión, pero las hay más allá. Por lo que, si a cada densidad de materia diferente somos un cuerpo diferente acorde con esa densidad; existen más que grandes posibilidades de que seamos cuerpos de esas otras dimensiones mas allá de la tercera.


Y si nos remitimos a la ciencia actual, nos dice que la cuarta dimensión es el tiempo, o que el tiempo es una posible cuarta dimensión.

¡Maravillosa Casualidad! ¡El tiempo nos vuelve a reencontrar!

Antes vimos que somos esclavos del tiempo mecanizado que nos mecaniza. Si la cuarta dimensión es el tiempo y nosotros vivimos en una tercera dimensión... ¿Querrá decir entonces que rompiendo la ilusión de la mente mecanizada por la creencia en el tiempo cronológico, entonces accedemos a la cuarta dimensión?

En la cuarta dimensión el tiempo es sincrónico y esta de tu lado, algo así como que tenemos un "doble" dimensional. Alguien que por morar en la cuarta dimensión no está atado a las limitaciones del tiempo mecanizado, por lo que para "él" o "ella", por ejemplo, es posible acceder a lo que nosotros nombramos 'pasado y futuro" entre tantas otras cosas inimaginables desde esta limitada tercera dimensión.

El "Calendario" diseñado por los Mayas es la llave que nos interconecta con las otras dimensiones, por ejemplo, con nuestro doble dimensional. Con la versión refinada de nosotros mismos; con nuestra versión Maya de nosotros mismos.

¿En qué consiste eso? Hemos de considerar dos aspectos, en primer lugar lo que concierne al Calendario en particular y otro aspecto es qué y cómo vivirlo para convertirnos en Mayas.

Los Mayas nos enseñan que todo en el Universo se organiza en ciclos. Ciclos dentro de ciclos. Y que todo en el Universo vibra.

Nosotros, cada ser humano, somos la resultante de una combinación particular de ADN, que nos hace únicos e irrepetibles. Y la vibración de esa combinación hace que vibremos, que seamos una forma de Onda en Particular. Así cada cosa en el Universo.

Vivir en armonía según el Calendario Maya es vivir en armonía con el Universo, por eso decimos que es una Llave interdimensional. Pues para acceder a nuestras proyecciones interdimensionales, para encontrarnos con las formas más sutiles de nosotros mismos en otras dimensiones; es necesario contactarnos con nuestra forma de onda real; aquella que resuena con el Universo y que tiene sus propios ciclos mayores y menores sin necesidad de tiempos mecanizados artificialmente.

Alinearnos con esas otras dimensiones de nosotros mismos nos redundará en "liberarnos" de los límites de la tercera dimensión y entonces dirigirnos hacia las Estrellas, a continuar con el siguiente tramo del Camino.

Ahora es siempre el mejor momento para empezar... a alinearnos con nuestra forma de onda natural, original, particular; con nuestra integridad; y ayudándonos a nosotros mismos. No olvidemos que el camino es Interior e IndiviDUAL, donde conectamos y sentimos el recuerdo infinito de la verdad y la vida.

Después de todo; se trata de SINCRONIZARNOS, y por favor notemos que tal como la palabra nos lo indica, para SINCRONIZARNOS con el Universo, es preciso "SIN"-CRONIZARNOS, es decir, SIN CRONO, sin tiempo (cronológico). 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada