domingo, 7 de septiembre de 2014

LA BRUJULA INTERNA

La mayoría de las personas respondemos a ideas comunes que funcionan en automático, más ligadas al miedo que a cualquier otra cosa. Es más fácil ser parte del rebaño que hacerse cargo de la propia individualidad.

Aunque todas las religiones y sistemas morales del mundo apuntan al desarrollo de la capacidad de amar, es decir, ponderan la inteligencia al servicio de la reciprocidad y el altruismo para que cada individuo ofrezca al prójimo lo mejor de sí mismo en beneficio de la comunidad entera; la realidad es que colectivamente caminamos por un surco básico, estúpido y lineal del que tenemos muchas dificultades para apartarnos.

La mayoría de las personas respondemos a ideas comunes que funcionan en automático, más ligadas al miedo que a cualquier otra cosa. Miedo a ser diferentes, miedo a pensar con autonomía, miedo a reflexionar y a hacernos responsables de nosotros mismos. Es más fácil ser parte del rebaño que hacerse cargo de la propia individualidad.

Sin importar qué área de la vida cotidiana abordemos, es sencillo registrar el nivel de automatismo de pensamiento que conservamos. Todos pensamos lo mismo en relación a la educación, la crianza de los niños, la alimentación, la cultura, las escuelas, el valor que otorgamos al ascenso social ligado obviamente al incremento patrimonial.

Todos pensamos más o menos lo mismo respecto al amor romántico, a la infidelidad sexual, a los celos entre hermanos, a la idea de justicia, a lo que es pecaminoso o ilegal, a la división entre el bien y el mal. Quiero decir que sin darnos cuenta opinamos lo mismo, organizamos nuestras vidas en base a los mismos parámetros culturales y sufrimos aprisionados por las mismas leyes auto impuestas a falta de reflexión, autonomía y libertad.

Posiblemente, el hecho que todos caminemos por el mismo surco en todas las áreas de la vida, es consecuencia de no haber tenido la oportunidad de auto regularnos desde el momento mismo del nacimiento. Es decir, hemos perdido nuestra brújula interna, que es la madre de todas las brújulas. 



Si no podemos comer cuando tenemos hambre, si no podemos negarnos a comer cuando simplemente el apetito no aparece, si no podemos resarcirnos en brazos de nuestra madre cuando la necesitamos, si nuestro pulso vital interno no se despliega y nos vemos obligados a acomodarnos a reglas externas, luego cualquier mandato, cualquier camino, cualquier decisión va a ser impuesta fácilmente, porque no tendremos registro del propio ritmo. Las pautas externas funcionan en nuestro mundo porque no permitimos al niño recién nacido ni al niño algo mayor, respetar sus impulsos básicos, hasta que los olvida por completo. Y a partir de ahí, estamos perdidos.

COMO ENCONTRARNOS A NOSOTROS MISMOS

La mente es como un paracaídas: no sirve de nada si no se abre. 
Imaginación x Deseo = Realidad 

Lo que des de ti se transformará en tu MAYOR riqueza. 
Lo urgente está ocultando lo importante. 
Las personas no han encontrado sentido en sus vidas, por eso corren constantemente buscándolo. Piensan en el próximo coche, en la próxima casa, en el próximo trabajo. Y después descubren que esas cosas también están vacías, y siguen corriendo. 
Todos tenemos un propósito en la vida, un don singular o un talento especial que podemos dar a los demás. // ¿Cuál es el tuyo?, si no lo ves insiste, porque lo tienes. 

¿Para qué vives? 
Lo que importa es que sientas que vives tu vida, que estés en paz con tu interior y que contribuyas abiertamente a crear una sociedad mejor. 
El peor de los pecados es no haber sido feliz. 
Tu trabajo es descubrir tu trabajo y luego entregarte a él con todo tu corazón. 
Para poder llenar tu vida de lo que realmente te importa, primero tienes que vaciar lo que hoy te sobra y te hace difícil o excesivamente lento el cambio. 
Deja de hacer las cosas que te alejan de tu felicidad. 
Sólo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado. 

Te propongo que te escribas una carta en la que expliques cómo te sientes, lo que ya no quieres y estás dispuesto a cambiar, la vida que deseas y con qué intensidad quieres que se convierta en realidad, con qué recursos cuentas para conseguirlo y fírmala. 

Sólo triunfa en el mundo quien se levanta y busca las circunstancias, y las crea si no las encuentra. 

Vivir las circunstancias como amenazas o como oportunidades es una elección. 
Hay muchísimos profesionales que pagan un precio excesivamente alto por su salario. 

Para saber si vocación y profesión coinciden, plantéate si seguirías haciendo lo mismo si, de repente, por herencia o lotería, te cayesen del cielo diez millones de euros. 
Más que diez años de experiencia, usted tiene un año de experiencia repetido diez veces. 

Hay personas que pasan la vida complaciendo a los demás, hasta llegar a olvidarse de ellos mismos. 

Recuerda que hay una cosa que ni si quiera Dios puede hacer: gustar a todo el mundo. 
Amarse a uno mismo es el comienzo de un eterno romance. 
No vemos las cosas como son... vemos las cosas como somos nosotros. 


No es posible asegurar el futuro. Sólo es posible perder el presente. 

El futuro depende principalmente de tu capacidad de generar cambios en ti y en tus circunstancias y de tu capacidad y voluntad para pasar de ser efecto a ser causa. 
La verdadera libertad llega cuando somos capaces de renunciar a lo que somos en favor de lo que podemos llegar a ser. 

¿Has pensado en lo que harías si no tuvieras miedo? 
Es duro vivir con miedo, ¿verdad? En eso consiste ser esclavo. 

El fin justificará los miedos (miedos, no medios)[que nos genere el cambio]. 
La decepción más común es no escoger o no poder ser uno mismo, pero la forma más profunda de decepción es escoger ser otro antes que uno mismo. 
Como no sabían que era imposible, lo hicieron. 
La gente que dice que no se puede hacer no debería interrumpir a quienes lo están haciendo. 
No sé en qué momento llegan la inspiración y la creatividad... Lo que sé es que hago todo lo posible para que, cuando lleguen, me encuentren trabajando. 
El 90% del éxito simplemente se basa en insistir. 
Trata a un hombre tal como es y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede llegar a ser y se convertirá en lo que puede llegar a ser. 

El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar a otro para que sea quien es.

Compilado: Anónimo Donoso.
www.animalespiritual.com
La brújula interior 
Alex Rovira Celma 

1 comentario: