viernes, 31 de octubre de 2014

SINCRÓNICO

Para el escéptico las coincidencias son como los comodines en la baraja de la vida; para el investigador, son la llave a la sincronicidad.

Uno de los aspectos más enigmáticos y cautivadores del universo en el que vivimos es la sincronicidad. A todos nos ha pasado en alguna ocasión una coincidencia tan improbable que nos resulta ominosa, mágica, epifánica o perturbadora. 
Conexiones entre sucesos, personas e información que trascienden la realidad convencional: como si las cosas tuvieran hilos invisibles que sólo por momentos  en estados de conciencia elevados o por una misteriosa alineación podemos vislumbrar.

La visualización de nuestro sueño, provoca la mágica aparición de eventos relacionados con la consecución de nuestro objetivo. Denominado por la mayoría de las personas como casualidades, la sincronicidad es el principio que rige esa serie de circunstancias y acontecimientos que nos pasan en el momento justo, en el lugar idóneo, en la situación perfecta.…
La toma de consciencia y estar atento a todas las cosas que ocurren a nuestro alrededor: oír una canción, recibir un mensaje, encontrarte con alguien que hace mucho que no ves, abrir un libro de poemas por una página aleatoria… y ¡ahí está tu sueño¡ Tan solo hay que estar atentos. No forzar las situaciones, simplemente fluir, dejando mandar a nuestra intuición.… Solo de esta manera nos encontraremos con la magia de la sincronicidad.
Al igual que los físicos buscan una teoría de campo unificada, Carl Jung y otros buscaban la sincronicidad, esto es, el principo unificador tras las coincidencias significativas, la conciencia individual y la totalidad del espacio y el tiempo. 

martes, 21 de octubre de 2014

DESPROGRAMACIÓN / SIMPLICIDAD

El reto es limpiar todo aquello que ya no sirve, desechar las programaciones obsoletas de la mente y corazón, y restaurar los sueños del alma. Es todo un proceso aprender a “descomplicarnos”.

Mientras crecemos, sin darnos cuenta adquirimos una serie de porquerías estorbosas que opacan nuestros sueños y nuestro brillo personal. En este afán de pertenecer a diversos grupos, intentamos disfrazarnos de todo, menos de nosotros mismos.hasta que un día comienzas a “despertar”, te das cuenta de todo el hedor que muchas de esas cosas inútiles que acumulaste y confundiste con tu esencia, comienza a ser verdaderamente molesto, aquí es cuando tu alma te empuja a poner manos a la obra.la purificación es un proceso constante y nada sencillo. 

El reto  es limpiar todo aquello que ya no sirve, desechar las programaciones obsoletas de la mente y corazón y restaurar los sueños del alma, re-diseñarlos.es en este punto cuando te conviertes en un verdadero artista, ante ti tienes la gran roca de mármol amorfa y simplemente comienzas a quitar lo que sobra. Poco a poco y con paciencia, hasta que vas notando el resultado. La nueva forma se asoma y conforme esto te das cuenta que requieres un nuevo espacio para esta obra, así es como cambian tu escenario  y los personajes que te rodean. Así que caes en cuenta que todo se corresponde, se hace un cambio adentro y todo afuera se modifca. Soltar y aceptar es la clave del fluir y el saber dejar ir, la vida se aligera, se “descomplica”.para que llegue la paz a tu vida, primero es necesario identificar que la complica. Y ya que lo sabes, estar dispuesto a soltar puede ser lo más duro. Lo bello de esto es que dejas un espacio para algo nuevo, donde surge la pregunta ¿y ahora que si quiero?.ahora que he soltado puedo reconocer mi brillo, recordar mis sueños y con nuevos bríos tomar acción para co-crear desde la consciencia y el amor.


sábado, 11 de octubre de 2014

COSMOVISIÓN & NUEVA ERA

Estamos llamados a trascender el tiempo y el espacio. La astrología y los ciclos cósmicos nos señalan el inicio de una era de transformación.

Las estrellas y el Sistema Solar (el Cielo) influyen vitalmente, tanto sobre la Tierra en sí, como en cada uno de sus habitantes. 

Es decir que, los “movimientos” estelares, con sus ciclos, períodos y ritmos señalan: días, años, épocas, eras, en fin…tiempos

Dentro de ésta cosmovisión, que tiene a la astrología como una disciplina seria, se habla de la idea de una “Nueva Era o Edad Dorada” – que en su detalle objetivo y científico se relaciona con el fenómeno astronómico conocido como la precesión de los equinoccios.

Estamos en plena transición, o sea, “cambio gradual de un estado a otro” , en pleno alumbramiento de la Era de Acuario, en la cual se manifiesta energía y cualidades propias de esta constelación zodiacal.

Es necesario aclarar que no obvio las investigaciones y conclusiones de carácter: biológico, antropológico, histórico, sociológico, económico, político, psicológico, filosófico, teológico, etc., que se hacen en nombre del bien común, al contrario, creo que son distintas herramientas que ayudan a comprender mejor el “fenómeno humano”, sí, es conveniente señalar, que la astrología es una herramienta que trabaja en el plano simbólico, es decir, en el plano en el cual, a falta de mediciones objetivas, se encuentra uno con la “intuición reveladora”, siendo así, una herramienta más para forjar el conocimiento y bienestar humano.